Intervención basada en el afecto potencia reinserción social de personas privadas de libertad

 No hay comentarios

El actual sistema penitenciario en América Latina atraviesa por una crisis de calidad, efectividad y concepción, que genera significativas dificultades para establecer planes y políticas claras para dirigir el trabajo y la reinserción.

Teniendo en cuenta está problemática, académicos y estudiantes de varias carreras del campus Osorno de la Universidad San Sebastián están realizando el proyecto “Laboratorio del afecto, que busca facilitar la reinserción socio-laboral de personas privadas de libertad de la Cárcel de Osorno, mediante el desarrollo de dinámicas que les permita experimentar conductas más adecuadas a sus realidades sociales, conductas afectivas acertadas y evidenciar de qué manera sus vínculos se van fortaleciendo con cada intervención.

La académica y directora de Psicología del Campus Osorno de la USS, Ana María Calderón, nos explica la relevancia de la ejecución de esta iniciativa

¿En qué consiste este laboratorio del afecto?

“Es un proyecto de Vinculación con el Medio (VcM) en el cual se desarrollan acciones que aportan tanto a la población que es intervenida, como a los estudiantes y académicos que participan en él. Se llama “Laboratorio del Afecto” porque estamos seguros que la población con la que trabajamos, personas privadas de libertad, deben ser reconocidas como tales: personas que requieren de intervenciones novedosas e innovadoras que tengan en su base el afecto y el desarrollo de habilidades que le permitan demostrar y recibir afecto. En paralelo, existe un saber que debe impactar en la sociedad, que implica la formación de profesionales con sentido social y que aporten a un mundo más justo. Trabajar con población intrapenitenciaria es una deuda de las universidades, por ello darle la posibilidad a estudiantes y académicos de participar e innovar permite que se logren beneficios en ambas vías”.

– ¿Cómo se ha implementado y materializado?

“Hasta la fecha hemos desarrollado una primera fase de acuerdos entre la población que será beneficiaria o personas privadas de libertad (PPL), el equipo interdisciplinario que tiene actualmente la Cárcel de Osorno y los estudiantes y académicos que realizarán los talleres. Esto ha sido fundamental, pues por una parte nos ha permitido ajustar algunas acciones y temáticas entre los profesionales y académicos, hemos podido comprometer a los PPL y explicarles de qué se trata el proyecto y qué necesitamos de ellos, y por otro, establecer un convenio de colaboración para formalizar las siguientes fases. Si bien tenemos los medios teóricos para diseñar una intervención innovadora, tenemos también qué indagar en los intervenidos qué esperan, cuáles son sus expectativas y contar igualmente con el equipo que diariamente trabaja con ellos. Es en el marco de dicha bidireccionalidad que entendemos que podemos construir conocimiento,especialmente sobre una población particular como la intrapenitenciaria”.

– ¿Qué objetivos persigue el proyecto?

“Facilitar la reinserción socio-laboral de personas privadas de libertad de la Cárcel de Osorno. Y mejorar el aprendizaje de los estudiantes  de la Universidad San Sebastián, a través del análisis e intervención de los problemas y programas de la población intrapenitenciaria.

– ¿Por qué es bueno que se desarrollen proyectos como el laboratorio del afecto?

“Estos proyectos que buscan que la Universidad se vincule con la sociedad y el Estado generan un círculo virtuoso, el que aporta no sólo al desarrollo de profesionales con sentido social, a una sociedad más justa, sino que permiten también visibilizar los problemas que requieren una mirada multidisciplinaria y aportan el sustento indispensable para generar equidad. A través de este tipo de proyectos es posible seguir construyendo conocimiento pertinente e indispensable para el país”.

Participación de los estudiantes

La iniciativa cuenta con la participación de más de 20 estudiantes de las carreras de Psicología, Derecho, Kinesiología, Enfermería y Odontología y también con 8 académicos de las mismas carreras. Esto, pues se considera que las respuestas que se deben ofrecer a la sociedad y las alternativas de solución a problemáticas sociales, deben ser interdisciplinarias. La realidad es tan compleja que exige la mirada de varias disciplinas. Además, se prepara a los estudiantes para salir al mundo laboral, pues ellos tendrán que trabajar con profesionales de otras áreas y con proyectos como estos pueden nutrir y potenciar sus posturas.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos