Cifras de morosidad llaman a fomentar la educación financiera en Chile

 No hay comentarios

Con el objetivo de analizar el comportamiento de la deuda morosa, tanto de personas como de empresas, la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, entrega cada tres meses desde el año 2013, el “Informe de Deuda Morosa”, elaborado en base a datos entregados por Equifax, gracias a un convenio de colaboración entre ambas entidades para el análisis técnico y académico de las tendencias evolutivas de deudas impagas de créditos personales.

El estudio, dado a conocer la semana pasada, arrojó un crecimiento en el nivel de morosidad en Chile, que hoy alcanza a las 4.083.513 personas, lo que representa a 538.317 más que en junio del año pasado. Estas cifras pueden tener como una de sus causas el estancamiento de la economía del país, lo que afecta los bolsillos de todas las familias. Esto considerando que según las cifras entregadas por el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec), del mes de junio, el crecimiento del país acumulado promedio este año es de solo 1,7%, lo que ratifica una tendencia a la baja en los últimos siete años.

El decano de la Facultad de Economía y Negocios de la USS, Mikel Uriarte, destacó que “el espíritu del informe es entregar una mirada amplia de los datos de comportamiento de morosidad, con un énfasis en la necesidad de mejorar la educación financiera de los chilenos, de entender los riesgos que puede generar un sobrendeudamiento y la imposibilidad de pago, y plantearlo como tema de discusión del núcleo familiar. Esto cobra especial relevancia cuando los incrementos en morosidad también se centran en sectores que suelen tener una mayor sensibilidad en sus compromisos financieros como las mujeres, los jóvenes entre 25 y 29 años, y los adultos mayores de 70 años”.

Tendencias por segmento

El informe presentado la semana pasada, ratifica esta tendencia al alza. De hecho, los chilenos morosos se incrementaron en un 15% respecto de junio de 2015, superando los 4 millones de personas.

Esta 13ª entrega del estudio consigna un aumento trimestral del total de morosos en un 3,4% en junio de 2016 respecto del informe anterior (marzo), es decir, 132.430 personas más. Las razones de esta aceleración radican en el crecimiento del grupo “Nuevos Morosos”, que aumenta a un ritmo de 36% anual.

Otro de los aspectos que revela el estudio es que en el total de morosos las mujeres representan un 51% y los hombres un 49%, siendo participaciones muy similares a las que registran las cifras demográficas estimadas de la población (INE) en Chile. En promedio, las mujeres presentan un endeudamiento cercano a los $913 mil, mientras los hombres, en promedio, tienen una morosidad de $1,3 millones.

En cuanto a los adultos mayores, los tramos de 60-69 años y 70 y más años, muestran un alto crecimiento anual en el número total de morosos (23% y 21%, respectivamente), alcanzando la mayor cifra de los últimos tres años: 168.084 personas para los primeros y 314.426 para los segundos. En el mismo período, también experimentan el mayor crecimiento anual en la categoría de nuevos morosos: 67% para los de 60-69 años (152.103 personas) y 59% los de 70 y más (96.888 personas), siendo que el promedio nacional es del 49%.

El segmento de jóvenes entre 25 y 29 años refleja un crecimiento del 15%, y su valor mora promedio crece en un 6% anual ($863.966), manteniendo la tendencia al alza respecto al año anterior (2%).

Morosidad de empresas

El estudio incluye por primera vez un capítulo sobre el comportamiento de las empresas, el cual será profundizado en el Primer Informe de Deuda Morosa en Empresas, que será presentado próximamente y que generará un catastro basado en categorías como rubros y ubicación geográfica, entre otros aspectos.

Este análisis registra 55.504 empresas morosas activas, las que crecieron 24% respecto a diciembre de 2015. En la segmentación por rubros, comercio al por mayor y menor, actividades inmobiliarias y telecomunicaciones y transporte concentran el 55%. Además, el ámbito de la microempresa, con una facturación menor a 2.400 UF anuales, concentra a la mayor parte de las empresas morosas. En este rango, las más pequeñas, con facturación menor a 200 UF anuales, tienen la mayor variación: 284% para el periodo.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos