Encuesta revela que 21% de los padres considera que las vacunas son perjudiciales para sus hijos

 1 comentario

El Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián, IPSUSS, realizó una encuesta nacional para conocer el respaldo de la población a las vacunas. En la medición participaron 3.501 personas mayores de 18 años, tanto beneficiarios de Fonasa como de Isapres.

Uno de los resultados que arrojó el estudio es que el 95% de los padres de hijos menores de 14 años señaló que sí vacuna a sus hijos. Sin embargo, el 21% de ellos considera que las vacunas son, en mayor o menor medida, perjudiciales para las personas.

Ante la consulta de si se deben aplicar sanciones por no vacunar a los niños, el 20% de los padres que inmuniza a sus hijos opina que quienes no lo hacen deberían recibir una multa y 12% que se deberían suspender beneficios sociales. Esta situación no la comparten aquellos que no vacunan a los menores, donde un 84% es contrario a aplicar alguna de estas medidas.

Frente a la pregunta: ¿cuál debería ser el rol del Estado cuando los padres deciden no vacunar a sus hijos?, la mayoría sostiene que es educar a la población: 74% en el caso de los padres que sí vacunan a sus hijos y 68%, en aquellos que no lo hacen.

Al realizar un breve análisis de la encuenta, el doctor Manuel José Irarrázaval, director de IPSUSS, puntualiza que las vacunas “son uno de los elementos más determinantes en la mejoría de las expectativas de vida de la población. La casi erradicación de enfermedades como poliomielitis, sarampión, viruela, TBC, entre otras, son una confirmación evidente de su beneficio. Sin embargo, hay mayor dificultad para lograr que un porcentaje significativo de los potenciales pacientes se vacunen, lo que no solamente es muy perjudicial para ellos mismos, sino que también provocan un daño al resto de la sociedad”.

¿Qué es un programa de inmunización?

El programa de inmunización del Ministerio de Salud (MINSAL) contempla una serie de vacunas que protegen a la población de diferentes enfermedades, como el sarampión, la rubéola, la poliomielitis y la tos convulsiva o influenza, entre otras, algunas de las cuales están en retirada del país gracias al éxito de estas campañas.

Si bien el programa del MINSAL es bien evaluado por la población, cada vez cuesta más lograr las coberturas y protección necesaria. Esto porque existe una resistencia hacia las vacunas influenciada por diferentes factores, como la disminución en la percepción de riesgo de las enfermedades que se previenen mediante este tipo de procedimientos; el mayor conocimiento sobre efectos secundarios o adversos, así como la instalación del mensaje que éstas no son seguras, que han levantado los detractores del uso de las vacunas.

 1 comentario

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos

Comentarios

  • La ignorancia campea por estos confines del mundo.