Estudio sobre Etiquetado: 64% de santiaguinos considera disminuir consumo de alimentos altos en nutrientes críticos

 No hay comentarios

El lunes 27 de junio comenzó a regir en Chile la ley de etiquetado de alimentos, también conocida como “Ley súper 8”. Este nuevo marco legal, bajo el cual deberá moverse la industria alimentaria, implica que los alimentos envasados deben contener el rótulo que advierte a los usuarios sobre los altos niveles de azúcares, calorías, sodio y grasas saturadas. La ley limita también la venta de productos rotulados como altos en algunas de estas categorías, en todos los colegios y prohíbe, además, aprovechar la credulidad de los niños, para vincular la compra de alimentos con regalos de juguetes.

Tomando de referente esta nueva ley, la Encuesta Brújula del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la Universidad San Sebastián (USS), reveló que un 64% de los habitantes de la región Metropolitana considera que el nuevo etiquetado de alimentos ayudará a generar una disminución en el consumo de alimentos altos en calorías, azúcares, sodio y grasas saturadas.

En detalle, el estudio mostró que 51% de los consultados dijo que bajará la ingesta de comestibles en las cuatro variables que la norma indica, mientras que sólo 8% en azúcar, 2% en calorías, 2% en grasas saturadas y 1% en sodio.

Al respecto, el director de IPSUSS, Manuel José Irarrázaval, afirmó que el 64% que se muestra proclive a disminuir el consumo de nutrientes críticos es una “buena señal”, aunque advierte que hay un 36% que dice que no los va a afectar.

“Lo importante de los datos es que si se mira con cuidado la encuesta, un 57% son personas con educación superior, universitaria, que no le importa hacer este cambio. Eso es complicado y me hace suponer que es una medida positiva, pero insuficiente”.

La encuesta también mostró que al ser consultados sobre si están de acuerdo en que se prohíba la venta de papas fritas, chocolates y dulces en quioscos de colegios, un 82% dijo que sí, mientras 18 afirmó que no. Respecto a si la eliminación de estos productos “altos en” vendidos en el mismo quiosco disminuirá su consumo, 46% aseguró que sí, 42% muy poco y 12% no.

En este punto, el doctor Irarrázaval destacó “el sentido pedagógico más que nutricional de lo que ahí se lee. Valoro mucho que se haga esta campaña en los colegios porque tengo la esperanza que los niños van a aprender que no es inocuo lo que consumen”.

La Encuesta Brújula también preguntó sobre la prohibición de entrega de regalos en los alimentos dirigidos a niños como juguetes, stickers, y otros. Ahí el 71% indicó estar de acuerdo, mientras 29% dijo no estarlo. Asimismo, se consultó sobre si la salida del mercado de artículos para niños hará caer el consumo en los menores de edad, 65% dijo que sí y 35% que no.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos